domingo, 12 de marzo de 2017

Me dices: tú eres algo más



Me dices: tú eres algo más
que una piedra o una planta.
Me dices: sientes, piensas y sabes
que piensas y sientes.
¿Así que las piedras escriben versos?
¿Así que las plantas tienen ideas sobre el mundo?

Sí: hay una diferencia.
Pero no es la diferencia que encuentras;
porque el tener conciencia no me obliga a tener teorías sobre
   las cosas:
solo me obliga a ser consciente.

¿Si soy más que una piedra o una planta? No lo sé.
Soy diferente. No sé qué es más o menos.

¿Tener conciencia es más que tener corazón?
Puede ser y puede no ser.
Tan solo sé que es diferente.
Nadie puede probar que es más que solo diferente.

Sé que la piedra es real, y que la planta existe.
Lo sé porque ellas existen.
Lo sé porque mis sentidos me lo muestran.
Sé que soy real también.
Lo sé porque mis sentidos me lo muestran,
aunque con menos claridad que cuando me muestran la piedra
   y la planta.
No sé nada más.

Sí, escribo versos, y la piedra no escribe versos.
Sí, hago ideas sobre el mundo, y la planta ninguna.
Pero es que las piedras no son poetas, son piedras;
y las plantas solo son plantas, y no pensadores.
Puedo decir tanto que por eso soy superior a ellas,
como que soy inferior.
Pero no lo digo: digo de la piedra, «es una piedra»,
digo de la planta, «es una planta»,
digo de mí, «soy yo».
Y no digo nada más. ¿Qué más hay por decir?



[c. 5-6-1922]

Pessoa múltiple. Antología bilingüe, FCE, 2016
Traducción de Jerónimo Pizarro